Cosas que pienso sobre tecnología, politica, cine, literatura, musica y demás cosas de actualidad

martes, 26 de febrero de 2008

El sindrome del lider

Estoy leyendo ALAMUT, que es una novela de aventuras (y desventuras) pero de las buenas, con personajes, dimensiones y contenido (con esto pretendo describir lo que NO son las novelas de caba... digo los Códigos D'avincis) y me encuentro con un principio básico, dudar del lider.

Supongo que ser lider es una actividad que empavona e infla hasta acabar siendo un garabato abstracto de aquel que opositaba con humildad a liderar. Le pasó a Aznar, y a Felipe, pero no a Suarez o Calvo Sotelo. Y es triste ver como las cualidades o los ideales se difuminan a medida que se enmarca la figura.

Los lideres que se creen lideres tienden a considerarse esenciales en su cometido, como designados por una mano divina, y se olvidan que al pueblo le deben total dedicación y entrega. Y los ideales del pueblo que los sentaron en una silla se sustituyen por unos ideales propios y grandilocuentes, confundibles solo de lejos con los originales, a los que se convierte en cruzada.

Lo peor de estos sindromes no es que los sufra una persona, ya que solo supone otro Napoleón mas en el manicomio. Lo peor, repito, es que los sufra el colectivo. Seguramente los psicologós diferenciarian las enfermedades pero creo que me explico. Reconozco que hasta yo lo he sufrido en el pasado.

Y la historia nos enseña que todos los lideres en su fase humilde han hecho subir a los pueblos, de igual forma que en su fase “galactica” los han empobrecido a veces moral, a veces económicamente, a veces en todos los campos. Los ejemplos de la historia seguro que les vienen a la cabeza.

El caso es que Alamut y los “fedaiyines” (soldados dispuestos a morir por el lider) me han recordado (metaforicamente, claro) a ZP y sus progres. ¿Por que? Porque ahora resulta que PAZ significa Plataforma de Apoyo a Zapatero, una estructura con gente que nunca alzó la voz por Almunia o Borrel (eran del mismo partido, ¿no?). Porque resulta que el símbolo de la CEJA PUNTIAGUDA (fijense en las fotos como ahora las tiene mucho mas marcadas que hace 2 años) significa “buenrollismo” (me imagino con ironía el simbolo del bigote de Aznar como simbolo de crecimiento económico). Y sobre todo PORQUE los valedores intelectuales del socialismo moderno en España, como Guerra, como Leguina, o como Alfonso Lazo Diaz (brutal su artículo en El Mundo de Andalucia pidiendo el voto para el PP) han reconocido el desdibujo de los ideales en el brillo personal del lider.

Pero claro, la historia esta llena de estos errores, lo cual quiere decir que hemos tropezado una y mil veces en la misma piedra. Así que tal día como hoy, me es mas facil entender porque los rebaños no se crean sin ovejas (y el doble sentido va cargado con la mismas cantidades de crítica que de autocrítica) y porque las matemáticas no siempre cuadran.

No hay comentarios: